Información

Nuestro sello "BIO" se adhiere a los conceptos de la agricultura biológica que es creativa, científica, avanzada y ayuda además a solucionar problemas ambientales permite la solución de graves problemas ambientales, sanitarios y sociales, producidos por el desequilibrio que supone la desaparición de la verdadera agricultura y los agricultores. Al no usar agroquímicos, ahorra dinero al productor, que utiliza para la fertilización los subproductos de la finca, con lo que evita además que contaminen. Ahorro también individual y colectivo, de maquinaria pesada y combustibles y de los recursos y contaminaciones consiguientes. Mejora la salud de productores y consumidores al evitar biocidas y otros productos tóxicos, y mejora la calidad alimentaría. Conserva y amplía la variedad de plantas cultivadas que los agricultores han sabido utilizar para mejorar suelos y proteger cosechas. Es ecológicamente beneficiosa, al respetar las especies silvestres animales y vegetales que conviven alrededor de los cultivos.

Bases cientificas Desde hace más de 40 años, científicos y técnicos en todo el mundo, estudian y trabajan por la mejora de las técnicas agronómicas de la agricultura biológica. Las diferentes tendencias ó métodos de los cultivos tienen en común la no utilización de productos químicos de síntesis y el conocimiento del suelo como organismo vivo. La fertilidad del suelo y el equilibrio del ecosistema son la clave del éxito en la agricultura biológica.


La elaboración de productos procedentes de la apicultura biológica Para la elaboración de productos nutritivos y sanos, no usa en ningún momento del proceso aditivos de síntesis de ningún tipo. Se trata de una industria concebida al servicio del consumidor y en colaboración con el apicultor: no demasiado grande, no demasiado lejos de la producción, ni del consumo, no demasiado sofisticada. Estudiada para no contaminar y para reciclar. Retomando la investigación de antiguos y científicos procedimientos, como el secado, el vacío, el frío y las fermentaciones, aplicando a su desarrollo los conocimientos actuales.

• Produce alimentos saludables, ricos en nutrientes y sabrosos.
• Protege la salud de los apicultores al no usar pesticidas ni remedios sinteticos para las abejas.
• Favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos.
• Fomenta la biodiversidad.
• Mantiene los hábitats naturales de las abejas lo mas posible sin usar colmenas de materiales plasticos
• No despilfarra energía.
• Preserva la vida rural y la cultura campesina.
• Es socialmente más económica.
• Permite una verdadera seguridad alimentaria.
• Impulsa la creación de puestos de trabajo.
• Devuelve al apicultor la gestión de sus colmenas, sin dependencias.

*Los productos Bio son más ricos en nutrientes, vitaminas y más sabrosos. El consumir alimentos biológicos en el hogar contribuye a extender su cultivo y a evitar la contaminación.

La apicultura convencional utiliza numerosos productos para matar a ácaros y otras plagas, combatir enfermedades, todos estos productos no son inocuos, aún en dosis mínimas. Tampoco sus efectos a largo plazo y los de sus infinitas posibles combinaciones en nuestro organismo. La agricultura biológica los evita. Contribuye a mantener la salud de los apicultores y consumidores, al no utilizar biocidas y producir alimentos equilibrados en nutrientes. Los alimentos biológicos, cultivados sin uso de agroquímicos, respetando los ritmos naturales, sin aditivos, son equilibrados y muy ricos en nutrientes. Con los alimentos biológicos se recupera el verdadero sabor de los alimentos. Además se conservan mejor que los convencionales.

Mantiene los hábitats de los animales silvestres, permitiendo y favoreciendo la vida de numerosas especies. No sólo no contamina, sino que contribuye de manera eficaz a la descontaminación del aire, el agua, el suelo, la flora y la fauna, hoy envenenados por la agricultura y ganadería intensivas. Fomentado la polinización de miles de especies que habrían desaparecido del planeta sin abejas. Fomenta la reforestación con especies nativas y no exóticas y comerciales Al consumir alimentos biológicos se contribuye a extender su cultivo y, por tanto, a evitar la contaminación de la tierra, las aguas y el aire.

La agricultura biológica mantiene la población rural con una base real e independiente en cuyo contexto sí que son válidas opciones como el turismo rural, que por sí solas son insuficientes y contribuyen a dar por sentada una situación: la desaparición del agricultor y por ende del apicultor.